Qué es EOS

Qué es EOS

EOS, la criptomoneda apodada Ethereum Killer o Ethereum on Steroids consiguió recaudar en su ICO una cantidad de unos 185 millones de dólares y está incluida en el top 10 de criptomonedas con más capitalización. Funciona como un sistema operativo que habilita comunicación entre distintas aplicaciones descentralizadas.

Lo más importante a destacar de la situación actual de EOS es que el token que se distribuye ahora mismo en los distintos exchanges no es en realidad el token de utilidad de la plataforma de EOS, sino que es un token simbólico basado en Ethereum (ERC-20) que se ha utilizado únicamente para levantar financiación y poder empezar el proyecto. Los desarrolladores han asegurado que cuando la plataforma esté lista (oficialmente en Junio de 2018), se entregará un verdadero token EOS a los propietarios de los tokens entregados durante la ICO.

Binance ha anunciado recientemente que soportará el swap de tokens de la nueva moneda de EOS en su exchange, es decir, aquellos usuarios que almacenen sus tokens EOS en Binance recibirán los nuevos tokens de EOS en proporción 1:1.

Equipo

EOS Dan Larimer
Dan Larimer

El CTO de EOS, Dan Larimer, ha estado ya al mando de los proyectos existentes Steem y Bitshares. Recordemos que la red social Steem es uno de los blockchains con más transacciones del ecosistema. Una crítica bastante común a Dan es el hecho de que nunca termina sus proyectos, una vez adquieren un mínimo de solidez pasa al siguiente y todo parece indicar que EOS no será distinto.

Tecnología

EOS es una plataforma descentralizada y open-source de smart contracts pensada para sostener un ecosistema de aplicaciones descentralizadas y contará con 1,000,000,000 tokens.

Al diseñar Dan Larimer sus anteriores proyectos Bitshares y Steemit se dió cuenta de que cada vez que creaba un blockchain tenía que repetir una y otra vez las mismas funcionalidades. Eso le llevó a la idea de que si montase una plataforma que actuase como sistema operativo y entregase ya hechas estas funcionalidades, terceras personas podrían crear sus propias Dapps en mucho menos tiempo.

Algunos ejemplos de estas funcionalidades podrían ser creación de cuentas de usuarios, recuperar contraseñas, comunicación entre blockchains, funciones criptográficas complejas, almacenamiento de datos, etc…

Además para hacer frente a los problemas de escalabilidad propios de plataformas como esta, ideó un nuevo algoritmo de consenso denominado delegated Proof of Stake (dPOS) teóricamente capaz de validar miles de transacciones por segundo con tasas de transferencia nulas.

En dPOS aquellos usuarios que posean tokens EOS serán capaces de votar para elegir a unos pocos usuarios que se encargan de hacer de mineros de los bloques de los demás. Esto va en contraposición con los modelos clásicos de Proof of Work y Proof of Stake donde cualquier persona puede optar a ser un minero. De hecho, las distintas apps construidas sobre EOS serán capaces de elegir a sus mineros propios.

Las aplicaciones realizadas sobre EOS serán escritas en WebAssembly como lenguaje de programación que es un lenguaje muy cercano al hardware lo que lo hace muy eficiente en su ejecución, aunque si de más complicada adaptación entre programadores.

Escalabilidad

EOS utiliza muchas blockchains/threads interconectados entre ellas para procesar todas las transacciones del sistema donde cada una de ellas puede procesar miles de tps con unos costes de transferencia nulos. Los mineros serán recompensados con nuevos token de EOS en una cantidad variable decidida por la gobernanza de la red.

Gobernanza

Los productores de bloques pueden proponer cambios a la constitución de EOS que serán aprobadas si existe un consenso de 17/21 votos a favor del cambio durante 30 días seguidos. Una vez hecha la modificación sobre el código, los votantes tendrán otros 30 días para decidir si la aceptan o no. Pasado este intervalo, 7 días más tarde el cambio sería aplicado sobre EOS y los nodos tendrán una semana para actualizar su software o se quedarían desconectados de la red.

Diferencias con Ethereum

EOS vs Ethereum

Filosofía

Mientras que Ethereum se podría considerar agnóstica en cuanto a las aplicaciones construidas sobre ella, ya que se caracteriza por no tener features y dejárselo todo a los creadores de las Dapps, EOS reconoce que hay ciertas funcionalidades fundamentales a la hora de construir una Dapp, y por ello se encarga de ofrecer librerías de desarrollo.

Consenso

Ethereum utiliza Proof of Work al igual que Bitcoin, aunque su plan es migrar a un nuevo modelo Proof of Stake denominado Casper que ellos mismos están diseñando.

EOS en cambio utiliza delegated Proof of Stake lo cual sacrifica enormemente la descentralización y posiblemente la seguridad a la censura a cambio de poder optar con una cantidad de transacciones por segundo mucho mayores.

Una de las ventajas del modelo de consenso de EOS es su mecanismo de seguridad frente a Dapps rotas. Por ejemplo en el caso del DAO, donde se encontró una vulnerabilidad en una app realizada sobre Ethereum de la cual se pudieron extraer millones de dólares de inversores y causó la creación de la criptomoneda Ethereum Classic, si hubiera sucedido sobre EOS, el DAO podría haber sido congelado, su vulnerabilidad arreglada y su funcionamiento reanudado a posteriori. Los puristas de Ethereum Classic piensan que el bug del DAO no fue un bug sino un feature y que los programadores deberían haber tenido más cuidado puesto que el código desplegado es ley.

Escalabilidad

Ethereum está limitado a un único thread de procesado de smart contracts lo que le lleva a máximos de 25 tps. EOS en cambio está construida de tal manera que acepta cientos de miles de tps gracias a paralelización de threads de ejecución y al uso de dPOS.

No obstante debemos recordar que Ethereum está trabajando en su escalabilidad mediante la implementación del protocolo off-chain Raiden Network y con los años podría llegar a alcanzar la misma tasa de tps sin sacrificar su propia seguridad.

Ataques DDoS y GAS

En Ethereum pagar tasas de gas es necesario en todos los cálculos de los smart contracts. La existencia del concepto de gas en la red de Ethereum está pensado para evitar bucles infinitos en la ejecución de smart contracts así como ataques de denegación de servicio DDoS, dónde un atacante hace spam sobre la red con el fin de hundirla.

Aún así Ethereum es vulnerable a ataques de spam donde el atacante esté pagando sus tasas de gas si tiene incentivos financieros hacerlo. Por ejemplo, en la ICO de la criptomoneda Status.im se vendían una cantidad limitada de tokens. Ciertos compradores que llegaron tarde pudieron perfectamente colarse en la distribución y conseguir tokens a un precio más bajo frente a usuarios que estaban esperando desde antes, sencillamente pagando unas tasas de gas más altas para que los mineros seleccionan sus transacciones primero.

En EOS no existe el concepto de gas, sino que cada usuario tiene derecho a un uso del ancho de banda de la red proporcional al número de tokens EOS de los que disponga. Esto significa que usuarios que tengan más tokens EOS podrían conseguir que sus transacciones se realizaran antes que las del resto de los usuarios. La idea es que las empresas vayan comprando más tokens a medida que necesiten escalar su aplicación. Por desgracia esto deja fuera de la red a pequeños propietarios webs que tengan picos puntuales de actividad.

Para conseguir todo esto, EOS deja fuera de los bloques la prueba Merkle de los bloques lo cual impide que otros usuarios puedan auditar la ejecución del código al no ser que tengan un nodo completo en funcionamiento, algo que sin duda no va a estar al alcance de la mayoría.

Dónde comprar EOS

Dónde almacenar EOS

Cómo a día de hoy EOS es una moneda ERC-20, puede ser almacenada en cualquier wallet que soporte monedas de Ethereum:

Una vez EOS sea lanzado como plataforma y los tokens ERC-20 sean cambiados por los verdaderos habrá que ver qué soporte de wallets tendrá.

Opinión

La solución propuesta por EOS, aunque muy fácilmente escalable no resulta muy accesible para individuos que:

  • cuenten con pocos recursos económicos.
  • quieran utilizar la red puntualmente.
  • tengan picos de tráfico o actividad que no hayan conseguido prever. Para estar preparados deberán comprar muchas monedas sólo por si acaso tienen esta actividad.

Aunque EOS y Ethereum compiten en el mismo mercado, Ethereum es mucho más descentralizado, puesto que cualquier persona lo puede minar y confirmar transacciones mientras que EOS es más vulnerable a que los delegados elegidos en su modelo dPOS apliquen censura en cuanto a que transacciones aceptan.

Así como en EOS aquellas personas con mejores recursos económicos podrán adquirir más tokens y dominar el ancho de banda de la red, se podría decir lo mismo de Ethereum, puesto que cuando ha habido congestión aquellos usuarios que pagan tasas de gas más altas han tenido prioridad.

Por otro lado la escalabilidad de Ethereum, inicialmente inferior a la de EOS, acabará siendo resuelta de una manera u otra mediante sharding y la red Raiden, además de que el desarrollo que lleva Ethereum está muy por delante del de EOS.

También queda la importante pregunta que se hace a todos los proyectos blockchain con tasas de transferencia nulos: ¿cómo se financiaran los nodos una vez hayan sido distribuidos todos los tokens EOS a los mineros? Sin incentivos para tener uno en funcionamiento es posible que la capacidad de la red disminuya drásticamente.

No obstante si EOS consiguiera ser funcional a tiempo, ya hay planes de mecanismo de migración de Dapps del ecosistema de Ethereum al de EOS de manera simple y rápida, por lo que aquellas empresas que hayan apostado por Ethereum a la hora de desarrollar su negocio siempre tendrán la posibilidad de moverse a EOS si acaba teniendo más éxito. Quedará por ver si sus demás puntos débiles acaban teniendo suficiente importancia como para que la red no fracase.

Daniel's Picture

Acerca de Daniel

Product Owner en Samsung Electronics.

Madrid, Spain CRIPTOMO

Comments